Tendencias en alumbrados públicos

La iluminación urbana no solo cumple la función de aportar luz en las calles de la ciudad, sino que también se está convirtiendo en un elemento clave para mejorar la seguridad, la eficiencia energética y la estética de nuestras ciudades. En este artículo exploramos las tendencias más destacadas de nuestras comunidades urbanas:

1. Iluminación LED: es la tecnología dominante, por su eficiencia energética, larga vida útil y bajo mantenimiento. Además, se pueden instalar sensores para regular la intensidad según el tráfico o las condiciones climáticas. 

    2. Alumbrado público inteligente: este tipo de alumbrado permite un control y gestión más eficiente del alumbrado. Las luces se pueden encender, apagar o atenuar automáticamente según las necesidades, y se pueden integrar con otros sistemas inteligentes de la ciudad, como sensores de tráfico o cámaras de seguridad. 

      3. Energía solar: cada vez más farolas funcionan con energía solar, lo que reduce la huella de carbono. Es ideal para zonas rurales o con poca infraestructura eléctrica y no requiere conexión a la red eléctrica, lo que reduce costes. 

        4. Sensores y conectividad: se instalan sensores para detectar movimiento, presencia de vehículos o condiciones climáticas. Además, permite una gestión más eficiente y personalizada del alumbrado.

          5. Integración con la arquitectura: la iluminación se diseña para integrarse armoniosamente con el entorno urbano, es decir, se buscan diseños más estéticos y funcionales. 

          Scroll al inicio